mayo 29, 2011

Mamá

Mi mamá me ama

mi mamá me mima

mi mamá cerraba las puertas en la tarde

mi mamá planchaba sin pestañar

sin voltear la cara

las camisas de papá

los pantalones de papá

mi mamá caminaba despacio

envolvía los bostezos, cuando llovía

mi mamá tararaeba canciones, no había radio

sembraba rosas

mi mamá era una princesa

mi papá no era príncipe

nunca besaba a la princesa

mi mamá me peinaba

pisaba charcos en el patio

partía en colores la cocina

mi mamá lloraba, llora

mi mamá reía, ríe

mi mamá me dejó un beso cobijado

dos de la mañana, veinte de julio

tejió un hilo a mi ombligo

se marchó

mi mamá conoció la nieve

era una princesa con frío

sin besos

mi mamá mató al dragón del castillo

mi mamá sobrevivió al sueño

puerta cerrada

dos maletas

veinte años

llorados

reídos

mi mamá se convirtió en llamada intermitente

mariposas dobladas en el ropero

papeles en blanco, flotando en los charcos sin sus pies

en princesa en su torre

sin dragón

mi mamá regresó, regresa

se va

da vueltas en su torre

regresa

mi mamá

me mima

me ama.

6 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

Hermoso.

Argénida Romero dijo...

Gracias.

:)

Sonia dijo...

Un hermoso poema dedicado a un ser abnegado, luchador, siempre en movimiento y que a pesar de haber llorado y llorar, te brinda la más dulce de las sonrisas, te mima y te ama.

Un lindo tributo a tu madre :D.
Un cálido abrazo y te extraño muchísimo ya no hablamos nunca :(.

Deidamia Galán dijo...

este poema me aguó los ojos. uf.

Víctor Manuel Ramos dijo...

Muy conmovedor. Al leerlo ahora pienso en tu mamá, y en la mía.

Argénida Romero dijo...

Sabes, Víctor? Este poema tiene algo que me afecta cada vez que lo leo, quizás lo mismo que te toca a ti. Y supongo que tu mamá y la mía tienen algo en común: lo de ser princesas que vencieron sueños :)