noviembre 28, 2018

Visita a librerías en Estados Unidos (II y último)

La librería City Lights en San Francisco.
Me he tardado un poco en escribir la parte final de mi experiencia "libresca" en Estados Unidos.

En esta segunda y última parte de mis comentarios sobre visitas a librerías en un viaje que hice a varias ciudades, hablaré de una que me encantó y hubiese querido tener más tiempo no sólo para estar en ella sino también para disfrutar de la ciudad donde está: City Lights en San Francisco, California.

Le encontré por casualidad el segundo de los tres días que permanecí en San Francisco. No entré en esa ocasión pero me prometí volver al día siguiente.

Entrar allí fue fascinante. Muchos libros, y mensajes por todos lados. Allí me compré el tercer y último libro de este viaje que reposa ahora en la mesita de noche de mi habitación, una antología de la poesía de Jorge Luis Borges.






Libros en español, pocos pero buenos. Había dos ejemplares de "Negocios", de Junot Díaz. Sobre los estantes había fotos, carteles enmarcados y la constante presencia de los protagonistas de la generación Beat por todos lados.

El segundo piso es de poesía. Allí encontré un libro de Lousie Gluck y me odie por no leer en inglés con el suficiente destreza como para apreciar la poesía de Gluck. Lo tomé, lo hojeé... y lo dejé ahí, con dolor, aunque ahora reparo que lo debí comprar y hacer el esfuerzo...




En el segundo piso también encontré con una mecedora, llamada "The poet's chair" (la silla del poeta). Tenía un letrero encima que advertía sobre tener cuidado con ella porque era una reliquia apreciada que fue restaurada. No me atreví ni al intento de sentarme, por si las moscas.





Me pasé un buen rato en esta librería, compré algunas postales. Bajé al sotana donde había más libros, en este caso de áreas especializadas como historia, sociología, geografía... y el área infantil.



Buscando información en Google, me enteré que esta librería fue fundada en 1953 como una tienda de libros y también como editorial y uno de sus fundadores es el poeta Lawrence Ferlinghetti, considerado parte de la generación Beat y su último sobreviviente, también es periodista. Ahora tiene 99 años. El y la librería tienen una historia y una que dio de hecho inicio a la generación Beat o la describió (y por la que entiendo la razón de la insistente referencia a esta generación literaria en la librería).

Según Wikipedia: "Tanto el local de la librería como la editorial se hicieron famosos con motivo del juicio a Ferlinghetti por obscenidad, al publicar el influyente poema Howl and Other Poems (City Lights, 1956) de Allen Ginsberg". 

De Wikipedia.


Es un hermoso lugar y si va a San Francisco no deje de pasar por allí. En las cercanías hay otro lugar interesante, el museo Beat, que es también una librería, donde entré pero no pagué para ver el museo.

El museo de los Beat. 

Como final, les dejo unas fotos de la biblioteca pública de Kalamazoo, en Michigan. Estuve allí en una actividad y aproveché para tomar unas pocas fotos. Es hermosa y el silencio era, para mí, delicioso cuando veía a la gente leer y a través de unos cristales en una abertura en el techo ver en ellos reflejada luces de colores. Una bonita escena.





octubre 25, 2018

Visita a librerías en Estados Unidos (I)

Estuve tres semanas en Estados Unidos. Es la primera vez que viajo a este país del norte de América, que tiene un peso fundamental en mi vida, con una familia materna que vive casi en su totalidad allá, incluyendo a mis padres.

Y como en todo viaje que he hecho fuera de República Dominicana, trato de visitar librerías, o tienda de libros como sería la traducción literal del término desde el inglés (bookstore). En este viaje, que formó parte de una beca de intercambio cultural y de formación auspiciada por el gobierno de Estados Unidos, visité varias ciudades, en específico fueron cinco.

En cada una de ellas traté de visitar una librería, aunque no lo logré en tres de ellas: Kalamazoo y Grand Rapids, ambas en el estado de Michigan, y en Tampa,; aunque en Kalamazoo tuve la oportunidad de ir a una biblioteca pública a una actividad del programa en el que participé.

Les comentó un poco ahora sobre las librerías a las que fui y los libros que compré.

1. Washington
Llegué un sábado y ese mismo día, junto a un colega, me dispuse a caminar a Georgetown. A pocos metros del hotel, que queda en la avenida Pennsylvania, la misma que cruza frente a la Casa Blanca, encontré la primera librería.

Bridge Street Books


Me llamó la atención porque tenía libros en especial baratos en una mesa. Revisé y no encontré nada en español. Dentro había muchos libros de corte político, en especial los últimos publicados sobre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Tiene dos pisos, los libros son nuevos (no vende de segunda mano). Curioseé un poco, toque algunos libros. 

Capitol Hill Books



Y con varios días en la ciudad de Washington, que no me moví del Distrito de Columbia, uno de los interpretes y acompañantes del grupo del programa, Nathan, me llevó a Capitol Hill Books. Ubicado en una casa muy antigua, hay libros hasta el techo, y en algunas zonas sientes que los estantes se te vienen encima. 

De las cosas que más me gustaron es que tienen señalizaciones escritas a mano pegadas en distintos sitios para guiarte en medio de ese "jungla" de libros, todos de segunda mano. Lo que no me gustó: los libros en otros idiomas distintos al inglés están... en el baño.

Lo explico mejor en este vídeo y allí compré uno de los libros de los tres que traje de este viaje.




Second Story Books



Esta librería me encantó. Libros de segunda mano en excelentes condiciones. Y algo mucho mejor: venden reliquias, que van desde documentos, fotos, primeras ediciones de libros y libros autografiados por sus autores. 

Robert, otro de los interpretes que me llevó a esta librería, me dijo que habían vendido por miles de dólares una edición de "La Historia me absolverá", con la firma de Fidel Castro. En mi visita observé un libro sobre Diana de Gales, autografiado por ella, que estaba en venta a 1,500 dólares.

Además, es un gusto recorrer esta librería. Tiene un olor agradable, está bien iluminada, tiene objetos de colección también en sus estantes, llegué a ver unas figuras precolombinas que supuestamente procedían del Caribe. Compré aquí un libro de crónicas del chileno Jorge Edwards.

El dependiente tuvo la cortesía de sacar de uno de los estantes la primera edición de Reino Unido de "Matar un ruiseñor", con el autógrafo de su autora, Harper Lee. 





2. Boston

En mi siguiente parada, Boston, tuvo pocos días para poder caminar en la ciudad, y muchas actividades programas. Además de que me pasé un fin de semana con mi familia en la ciudad de Peabody, en Essex, otro condado de Massachusetts. Así que solo pude ir a una librería y lo hice acompañada de Massiel Torres Ulloa, una chica dominicana que hace un doctorado en Lengua Romances en la universidad de Harvad. 

Trident Booksellers

Extraños jabones en la librería
Libros nuevos y muy caros. Nada en español. Me explicó Massiel que meses atrás había sido afectada por un incendio. Además de los libros, muchos de ellos con temas originales y de escritores de muy actuales, con novelas gráficas incluidas, según me explicó Massiel, que también me dijo que en el lugar se hacen presentaciones de libros y otras actividades culturales.

Los objetos raros y curiosos de venta estaban en todos los lugares. De ahí me traje, como un regalo de Massiel, un velón con el rostro de Albert Einsten. 

El pequeño restaurante y bar dentro de la librería esta de lo más bonita. Allí bebí vino de lata (¡Cómo se atreven!)

julio 29, 2018

Del hombre que estás hecho

La Paternidad. Pablo Picasso. 1971



Del hombre que estás hecho
masa, deseo y tiempo

tiene un colibrí dormido en la garganta
una herencia de brújula
la boca anclada en un coral

te trajo a mí desde la espuma
de su playa sin cocoteros

el vaivén
y él naufrago

bajando hacia el sur

un hombre sin hombres
abandonando la arena
tierra adentro.