enero 09, 2012

Viriato Sención


Hoy murió en Estados Unidos el escritor dominicano Viriato Sención.

La noticia me remontó a una feria del libro, hace unos años. Tenía 14, plena adolescencia. Compré el libro más famoso de Viriato: la novela "Los que falsificaron la firma de Dios". Era una edición económica y fue el primer libro que compré en una feria del libro, cuando no era internacional. Me costó cincuenta pesos. Aun lo conservó.

Recuerdo que pocos meses antes de esa compra, para ser precisos en 1993, esta novela fue el centro de una gran controversia. Fue ganadora del Premio Nacional de Novela, que en ese entonces entregaba la Secretaría de Educación. El premio le fue negado por el gobierno. La razón era obvia: su novela era una critica directa a quien gobernaba el país en ese momento, Joaquín Balaguer.

Me parece que años después le fue ratificado el galardón. No estoy segura. Sención pareció no ser una persona de mucha prensa ni que le gustará ser muy visible. Rebuscando hace poco tiempo encontré un blog de su autoría. También encontré la referencia una entrevista que le hiciera la periodista Sara Pérez (una de mis columnistas preferidas del periódico digital Acento), pero el texto no estaba.

Según reseñan los medios, la novela "Los que falsificaron la firma de Dios" ha sido "la novela dominicana de mayor indice de ventas". Esta traducida al inglés y se encuentra en Amazon. Escribió otros libros, creo que dos más, pero no me interesó leer nada más de él. Recuerdo vagamente el argumento de la novela, aunque me dejó fija en la memoria la imagen de un gallo cantando el día del fin del mundo.

4 comentarios:

Guille dijo...

Toda una barbaridad aquella negación a entregarle el premio. Lo recuerdo perfectamente.

Argénida Romero dijo...

Si que lo fue. Ya me confirmaron que nunca se lo entregaron, ni siquiera el gobierno que lo nombró en Efemérides Patrias, que fue el del PRD.

Víctor Manuel Ramos dijo...

Él hizo lo que tenía que hacer, escribir, y eso es lo que cuenta.

Argénida Romero dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Víctor