septiembre 03, 2008

A veces, no soy

Cabeza de girasol. Vincet Van Gogh



Calzada con la esperanza hecha retazos de nostalgia, suspiro ante la media taza de café. No es mi culpa, ni la de nadie, simplemente se me juntaron las desganas en la garganta y no tengo fuerzas para despedirlas.

Es el momento de no ser. Es el momento de levitar absorta ante el espectáculo incongruente de lo indescifrable. Cansada del ruido, de las profecías, de las predicciones…incomoda en mi butaca.

Ansiosa de ser, me miro al espejo. Trato de rescatar eso de mí que conozco. Retomo el hilo de mi última sonrisa y espero.







Un día cualquiera del 2005

9 comentarios:

Cherrycola dijo...

No es mi culpa, ni la de nadie, simplemente se me juntaron las desganas en la garganta y no tengo fuerzas para despedirlas.

Me vi en esas lineas!

DrLacxos dijo...

"Ansiosa de ser, me miro al espejo", Diablo!! (sorry por la palabra) te la comiste!!!!, que se yo! está frase me compró!

María Scharbay Martínez dijo...

Creo que es la mejor forma de enfrentar las crisis existenciales, en mi caso, que resultan inexplicables.
Que belleza Argenida. Me encantò.

yo me identifiquè con esto:
Es el momento de no ser. Es el momento de levitar absorta ante el espectáculo incongruente de lo indescifrable.

Víctor Manuel dijo...

Mientras mantengas la conexión a ese hilo todo llega a tener significado.

Judith Leclerc dijo...

Hay Argénida a veces, creemos que lo que vivimos sólo nos pasa a nosotras...pero cuando se escribe de una manera tan bella como lo haces tu, una se da cuenta que lo que sientes en un momento, otros lo han vivido también.
Muy buen blog.

Argénida Romero dijo...

Hola a todos. Que bueno tenerlos siempre por aquí, en mi rosal.

Bienvenidas María y Judith, gracias por el regalo de construir sus puentes para cruzar a esta orilla.

Abrazos

Rosa Silverio dijo...

Amiga, yo también me he sentido así a veces y me he buscado en el espejo y no me he encontrado, me he buscado hasta debajo de las sábanas e igual me siento perdida.

De repente sucece algo, nimino casi siempre, milagroso, que me recuerda que me recuerda quien soy, que me permite encontrar ese hilo que a veces se nos enreda como si fuera el de Ariadna y nosotros tan sólo fuésemos un espejismo, parte de un mito.

Abrazos.

SESEUM dijo...

A mí me gustó lo de retomar el hilo de la última sonrisa y esperar...
Saludos por acá.

Petra Saviñón dijo...

Querida, encontré tu bitácora un día por casualida, estaba en una lista de un blog que visité
Ahora espero que llegue a mis manos un libro que reúna tantos textos bellos
Un abrazo