agosto 11, 2008

Despedida


No apresures la huida,
quédate,
sólo hasta el instante de las auroras.
Después vete.
Fingiré las luces del amanecer,
robaré risas al viento,
planearé el atardecer sin prisas.
Luego moriré.
2001





*Mujer frente al sol poniente (1818) Caspar David Friedrich

11 comentarios:

Emmanuel_Br² dijo...

vaya, parece sacado de estos días Arge, aunque me recuerda a la primera Arge que conocí. :)

me imagino que vendrán más por ahí :) así que estamos a la espera! =D

Pedro Genaro dijo...

Muy intenso muchachita...me recuerda a mis musas que me visitan en la madrugada y se van con las primeras luces del alba...si no fuera por que alimentan en lugar de succionarme dijera que son vampiras.

Noumi dijo...

OH, pero mira que bien. Algo que me ha sorprendido :]

Saludos!

Ginnette dijo...

Queda demostrado que unas cuantas líneas bien escritas, son capaces de decir las mismas cosas con tal intensidas como toda una página.
Hermosa poesía.

Princesa Hinamori dijo...

Me encantó, conozco muchas personas a las que estas palabras nos llegan como "caídas del cielo", puesto que con cualquier tropiezo siempre buscamos una salida o más bien una forma de huir.

Un abrazo!!!

DrLacxos dijo...

planearé el atardecer sin prisas.
Luego moriré.

me llevo esta frase de recuerdo!!

Sergio E. dijo...

Caramba Argie, estoy de acuerdo con Emmanuel (por cierto ¡Saludos, Bretón!) parece sacado de estos días. Te queda. Te define. Sobre todo, se parece a ti.
Un beso,
El señor esposo.

alma dijo...

Morir en otra huída...

Edward Padilla dijo...

Pasaba por aqui por casualidad y me ha gustado el lugar.

Damalis dijo...

Me gustó. la verdad es muy expresivo. Felicitaciones.
recién descubrí tu blog y lo iré leyendo de a poco, veo que hay un caudal de letras por aquí.
Saludos desde Argentina

peregrino dijo...

"Fingiré las luces del amanecer", bella frase, sobre todo para quienes somos noche y oscuridad.

Nos leemos.

Peregrino