marzo 14, 2022

En Minúscula

Foto por Kelly Sikkema de Unsplash

Este año, como casi siempre pasa, se abren puertas que no esperabas. En este caso, la puerta es para seguir publicando mis "desvaríos" sobre lo que observo y cómo lo observo.

La puerta me la abrieron en la revista cultural Minúsculas, un proyecto que le auguro todas la bienaventuranza.

Es una columna semanal. Pasen por allá a leerme y a leer todos los demás trabajos. Y también apúntense al podcast 


enero 18, 2022

Pocas lecturas en 2021

Contrario a otros años, leí pocos libros. 

Esto no significa que leyera poco, porque de leer, leo muchos documentos y textos en la web para fines laborales. Pero a lo que se refiere a leer libros por placer, gusto de leer, pues pocos fueron en comparación con otros años.

Y bueno, ya fuera de la queja, les comparto mi corta lista de lecturas del 2021. (La meta de este año es ver menos películas y documentales y leer más).

1. Poesía Completa Norberto James Rawlings. Nada mejor que empezar un año leyendo poesía, y mejor que sea de alguien como James, quien murió el 7 de enero de 2021 mientras leía sus poemas, y luego de tratar de entrevistarlo, algo que fue impedido por su condición delicada de salud. Leerlo es un viaje a una profunda mirada de las circunstancias sociales y políticas que le tocaron vivir. En sus poemas, las palabras se tornan espejos, en los que aborda lo que ve y siente como descendiente de cocolos, caribeño y migrante. "Tendrás derecho a preguntar/¿quién escribió esto?/Tendrás derecho a no llorar/-quizás-/como hacemos nosotros/en la entrada misma de las estaciones/detrás de cualquier pared no hoyada por las balas/no manchada por la sangre/libre de las consignas que proclamamos/continuamente/para que después de todo este llanto/sea justo la razón de tu risa".


2. Papi. Rita Indiana. Leer este libro es subirse a una montaña rusa. Puedo decir que es leer una especie de poema largo en prosa, a veces... o también decir que han momentos en que da duro, como bofetada, y que marea. Eso sí, es una lectura que te retumba, una especie de "realismo mágico" millenial, si he de buscar alguna definición. 

Es un buena historia, contada de la manera menos "formal narrativa" que se puedan imaginar. 





3. La Uruguaya. Pedro Mairal. La leí porque compré un bono para financiar una película basada en esta novela corta. Me encantó.

Tiene una potencia arrolladora, donde una vuelta de tuerca, varias, a la esperada historia de amor romántico entre un escritor y una chica que conoce en una actividad. La incertidumbre y la certeza se combinan a tropezones bajo un horizonte de un amor que el protagonista cree una renovación y un comienzo, y termina... no le puedo contar.

Si quiere saber algo del proyecto de financiación colectiva de la película La Uruguaya, dar click aquí


4. Anécdotas Mejoradas. Orsai. Cuatrocientas páginas de mucha emoción narrativa, con relatos inverosímiles, cotidianos, lacrimógenos y, la mayoría, bien escritos. Un trabajo de compilación bien hecho para celebrar los diez años de la comunidad que ha crecido alrededor de esta editorial, dirigida por Hernán Casciari, y de la que formo parte. 



5. Revista Orsai. Número 3, temporada dos. Desde sus inicios, he sido seguidora de Hernan Casciari, y por supuesto me apunte al proyecto de esta revista, sin anunciantes y financiada solo por sus lectores. Una delicia. Esta edición tiene buenos trabajos de crónicas, relatos, cuentos y perfiles. De mis preferidos:  Instrucciones para desarmar a Nahir Galarza, de Tamara Tenenbaum; La ladrona, de Rodolfo Palacios; y Tics modernos, de Gabriela Menichetti.

La pueden consultar aquí en una edición digital. 


6. Desmorir (ensayo). Anne Boyer. Lo compré en su versión digital porque me urgía leer un texto que abordara de manera crítica, no condescendiente, ni lejana al "positivismo rosa" el cáncer de mama. Y sí que el ensayo ahonda en todo esto, desde la visión de una mujer que sobrevivió a este proceso. 

Explora, desde el contexto de Estados Unidos, lo que es pasar por este este proceso de "estar enferma" de una padecimiento que ha sido convertido en mercancía, marca publicitaria y motor de discursos vacíos de sentido ante la realidad que enfrentan las mujeres diagnosticadas con ese tipo de cáncer. 

Vale la pena leerlo. 

diciembre 20, 2021

Hitos


Cuando me convertí en madre supe del concepto de "hitos de crecimiento o de desarrollo". Los bebés son medidos bajo ciertos criterios que dicen que tan correcto es su desarrollo físico y cognitivo. Si gatean a los tantos meses, van bien, si no lo hacen, pues no van bien. Y así, con el habla, con agarrar objetos, reaccionar a estímulos, caminar...

No sé si existen hitos de crecimiento para cuando superas la niñez y la adolescencia (aunque supongo que sí). Hitos sociales y culturales, pues sí, esos siguen hasta la muerte, la mayoría de las veces con criterios de camisa de fuerza o de formalidades caóticas o contradictorias entre sí. 

He cumplido y desobedecido muchos hitos. Y algunos los he "descumplidos" luego de alcanzarlos. Esa azarosa manera de ser me ha dado y quitado, pero nunca me ha dejado vacía.

Hoy cumplo años, un hito formal, recurrente (se da todos los años en la misma fecha), calendarizado. Digamos que cumplir años es el hito de otros hitos. La edad para terminar la escuela, para trabajar, para casarse, para tener hijos, para madurar, para morir... Visto así, una lista de supermercado.

Con este me ha pasado como con otros hitos, no siempre calza con la lista de supermercado. O, y es lo más interesante, decides hacer tu propia lista de compras. 

Así he ido por las góndolas, dejando y tomando, leyendo etiquetas, decidiendo y pagando para lo mejor y para lo peor esas decisiones, con lo que me ofrece el supermercado.

Un ir y venir de 41 años por las góndolas.

Hace un año atrás, para esta fecha, estaba enferma. No lo sabía ese día, pero me esperaban días de cirugía, pinchazos, reposo, semanas de tratamiento... Pero también me esperaban mudanzas, sorpresas, abrazos y apoyos.

Hoy no estoy enferma. Estoy ahora viendo el techo blanco, agradeciendo estar, reposada en el recuerdo reciente de los besos y abrazos de quienes estuvieron en las primeras horas de este día conmigo (mi madre, mi hijo, mi esposo). 

Así que celebro de alguna manera haber sobrevivido y vivido sostenida y amada. Todo un hito.

agosto 17, 2021

Profetas de la verdad

 “Témele a los profetas y a aquellos preparados para morir por la verdad, ya que como regla hacen que muchos otros mueran por ellos, con frecuencia antes que ellos, y a veces en vez de ellos". 

Umberto Eco